buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Miscelánea

ABC, 22 de febrero de 2011

"Unos 40 escritores piden la continuidad del canon digital"

Unos 40 escritores, entre ellos Antonio Muñoz Molina, José María Merino, Almudena Grandes y el valenciano Juan José Millás, han pedido al Gobierno que no se reduzca drásticamente la compensación por copia privada de sus libros, conocida como canon digital, porque eso supondría «un retroceso del libro español». Los escritores reclaman sus derechos en una carta enviada a los ministros de Cultura, Industria, Educación, Economía, Vicepresidencia primera y Presidencia, en la que reconocen que este colectivo vive «un momento crítico y decisivo» […]

24 de febrero de 2011

La carta, titulada «SOS. Los escritores reclamamos nuestros derechos», está firmada también por Juan Pedro Aparicio, Fernando Aramburu, Luis García Montero, José María Guelbenzu, Luis Landero, Elvira Lindo, Manuel Longares, Gustavo Martín Garzo, Luis Mateo Díez, Rosa Montero, Álvaro Pombo, Carmen Posadas, Soledad Puértolas, Fernando Savater y Suso de Toro.

[…]

Eliminar el canon supondría también «una disminución de la protección legal» de la propiedad intelectual, «la legalización política y social de cierta especie de ‘expropiación de derechos intelectuales'» y «un retroceso del libro español y, por ende, de nuestra cultura», sostienen los escritores, entre los que también figuran Jorge M. Reverte, Eduardo Mendicutti, Vicente Molina Foix, Juan Manuel de Prada y Clara Sánchez.

Ante «la gravedad de esta situación», los autores solicitan al Gobierno que tenga en cuenta que la copia privada del libro «es distinta al del resto de obras de creación».

Y es diferente porque «la mayoría de los equipos que se utilizan para reproducir libros (fotocopiadoras, multifuncionales y escáneres) son adquiridos por empresas y administraciones públicas y no por usuarios privados, como ocurre, por ejemplo, con un reproductor de música o vídeo».

Además, esos equipos son puestos a disposición de los empleados como usuarios privados, «que pueden hacer con ellos, sin ningún tipo de control, copias de libros para cualquier fin, también para el privado».

[…]

En la carta, los escritores confían en el conocimiento que tiene el Gobierno de «la importancia de la cultura escrita de nuestro país» y en que tengan en cuenta las propuestas que les hacen «para solucionar este conflicto».

Puedes leer la noticia completa aquí.

Comentar