buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Mercado

Arrancó Amazon.es

«En Amazon, siempre tenemos al cliente en mente y por eso queremos dar a nuestros clientes la posibilidad de descubrir y encontrar cualquier cosa que quieran comprar online. Además, nos esforzamos por ofrecer los precios más bajos posibles. Amazon.es propone cientos de miles de productos exclusivos en categorías como libros, música, películas, videojuegos, electrónica, software, electrodomésticos, relojes y juguetes», detalla la compañía en la recién estrenada versión española de su tienda online.

14 de septiembre de 2011

Amazon.es ya está operativa. Ha comenzado a funcionar esta pasada madrugada, antes incluso de la rueda de prensa convocada para hoy en la que según varios medios se anunciará su puesta en marcha. Comienza vendiendo ocho categorías de productos: libros (en varios idiomas, incluyendo castellano, catalán, euskera y gallego); películas, series y música; electrónica; informática; videojuegos; juguetes; pequeños electrodomésticos; y relojes. No hay por ahora libros de segunda mano, una importante vía de negocio en otras tiendas Amazon.

Los artículos se podrán recibir según diferentes plazos de entrega, vinculados a diferentes tarifas de envío que van desde los 8,99 euros por pedido para la entrega en 24 horas hasta los 2,99 euros para las entregas entre 3 y 5 días. También ofrece Amazon Premium, una suscripción anual por 14,95 euros que, sin exigir una compra mínima para el envío, permite recibir todos los pedidos en menos de tres días sin pagar gastos de envío o en un día pagando solo 2,99 euros. Aunque no se localiza fácilmente, la versión española también incluye el programa de afiliados, así como el resto de las características más significativas de la versión estadounidense: recomendaciones personalizadas, cheques de regalo y listas de deseos.

El sitio web muestra precios bastante competitivos en videojuegos, películas e incluso electrodomésticos, no así en libros, cuyos precios son similares a los de otras tiendas online. Además los precios, a diferencia de Estados Unidos o Reino Unido, no serán más bajos en la web que en la tienda física, sobre todo porque en esos países no hay precio fijo del libro como en España. De hecho, una de las posibles dificultades para consolidar la tienda española estará en que el precio de un mismo producto será incluso menor en las tiendas online de Amazon en otros países (a causa, por ejemplo, del diferente porcentaje de IVA aplicado). En cualquier caso, Amazon.es ofrecerá muchos productos exclusivamente en el mercado español.

El precio del libro electrónico
Los libros, el producto por el que Amazon se hizo mundialmente conocida, son por ahora todos de papel. Está previsto que antes de final de año comiencen a venderse los libros electrónicos, así como su popular lector Kindle, para cuya compra por ahora Amazon.es redirige a la versión estadounidense de la tienda. Pero en el mercado español el precio fijo de los libros está establecido por ley, de modo que en principio no podrá reproducirse en España la polémica de los precios que existe en otros mercados.

Sobre dicha polémica, William Skidelsky señalaba hace unas semanas en The Guardian: «Si usted piensa principalmente en los libros como objetos físicos, entonces por supuesto que los libros electrónicos le van a parecer una estafa, porque su impresión y distribución es barata. Sin embargo, como señala Levine [se refiere al muy comentado libro Free Ride: How Digital Parasites are Destroying the Culture Business, and How the Culture Business Can Fight Back -«Polizones: Cómo los parásitos digitales están destruyendo el negocio de la cultura y cómo el negocio de la cultura puede defenderse»-, en cuya nueva edición la expresión «digital parasites» ha sustituido a la palabra «internet» y que ya está a la venta, también en Amazon], lo que realmente paga por la compra de un libro es algo diferente. Usted está comprando el «texto en sí». ¿Y por qué tan caro? Debido a que el editor, en muchos casos, ha pagado al autor una suma considerable por el derecho a venderlo. Y debido a que la misma editorial también (si es que está todo bien) ha invertido considerables recursos adicionales en la edición y comercialización».

«La mayoría de la gente -considera Skidelsky- instintivamente siente que los ebooks debe ser sustancialmente más baratos que los libros de papel, ya que un libro electrónico no está físicamente ‘hecho’: no hay costes de impresión. Pero si, como recuerda Levine, el valor real de un libro reside en el ‘texto en sí’, entonces el soporte o método de entrega no importa mucho. Los costes fijos -la adquisición de derechos, la edición, el márketing- permanecerán sin cambios».

«Este, en pocas palabras -continúa-, es el argumento que los editores han utilizado frente a Amazon durante el último par de años. Cuando empezaron a vender libros electrónicos, los editores argumentaron que deberían costar más o menos lo mismo que los libros físicos, y trataron de establecer los precios en consecuencia. Amazon, sin embargo, siempre ha querido manejar los precios, y trató de vender lo más barato que pudiera a fin de obtener la mayor participación posible del mercado de libros electrónicos. En sus esfuerzos por bajar los precios, Amazon ha encontrado una gran ayuda (como señala Levine) en el hecho de que también es el fabricante del lector de libros electrónicos más popular. Debido a que Amazon obtiene grandes ganancias con su Kindle, no necesita preocuparse por la obtención de beneficios de la venta de sus ebooks. De hecho, si vende ebooks yendo a pérdida, aún puede ser mejor a largo plazo, ya que esto impulsará las ventas de su Kindle».

«El año pasado, sugiere Levine, eso es exactamente lo que Amazon empezó a hacer en los EEUU: vender libros electrónicos yendo a pérdida para elevar las ventas del Kindle. Tras una serie de disputas de alto perfil, los editores recuperaron un poco de terreno cuando se obligó a los minoristas a adoptar un sistema de ventas, conocido como ‘el modelo de agencia’, en el que son ellos, y no Amazon, quienes pueden establecer los precios de los ebooks. Pero una de las consecuencias ha sido que los editores han aceptado el principio de que los ebooks deberían ser más baratos que sus equivalentes físicos. Ahora el ‘texto en sí’ parece tener un valor diferente de acuerdo al formato en que se entrega», concluye Skidelsky.

En España, solo la logística
Por otra parte, reproduciendo la metodología de muchas otras tiendas online, no se ha creado una empresa española para desarrollar el negocio, sino una página web en español: «Amazon.es es el nombre comercial para Amazon EU SARL», se especifica, detallando que Amazon EU SARL es una sociedad de responsabilidad limitada de derecho luxemburgués.

También destaca en un primer vistazo cómo la protección de la propiedad intelectual, ampliamente reconocida para terceros, comienza por la propia página: «Todo contenido albergado en el sitio web, como por ejemplo texto, gráficos, logotipos, iconos de botones, imágenes, clips de audio, descargas digitales, recopilaciones de datos y software son propiedad de Amazon.es, sociedades de su grupo o sus proveedores de contenido y está protegido por las leyes de Luxemburgo e internacionales sobre derechos de propiedad intelectual, derechos de autor y derechos sobre bases de datos», aclara el sitio.

De hecho, Amazon protege su propiedad intelectual hasta el punto de prohibir incluso la reproducción de sus precios en otros blogs o sitios web: «Tampoco está permitido crear ni publicar sus propias bases de datos cuando éstas contengan partes sustanciales de este sitio (por ejemplo: nuestras listas de productos y listas de precios) sin el expreso consentimiento por escrito de Amazon.es».

3 comentarios

  1. jueves, 15 de septiembre de 2011 | 10:15Agente K

    Seré obtuso pero se me escapa el hecho por el cual si bajas el precio del ebook, se está dando menos valor al texto… si de hecho el porcentaje del valor del texto se puede conservar al mismo tiempo que se baja el precio ya que la causa de la bajada es la desaparición de costes de impresión, distribución y materia prima. De hecho ese argumento que dan los editores juega en su contra, ya que al poner precios iguales en ebook y libro físico…. el valor del texto está siendo mucho más alto en el ebook, ya que al desaparecer todos esos gastos de producción el margen de beneficio es muchísimo mayor. Así que con su argumento el precio del ebook debería ser claramente inferior… como podemos permitir que nos tomen el pelo así?

  2. viernes, 16 de septiembre de 2011 | 11:57Pijus Magnificus

    El valor de un libro está en el texto, pero para obtener el precio se tienen en cuenta los costes de editar el libro físico.

  3. viernes, 23 de septiembre de 2011 | 21:40Orange Alert

    Si el valor de un libro está en el texto ¿la edición en tapa dura tiene texto distinto de la de bolsillo? El precio al menos si que es diferente.

Comentar