buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Opinión

Con permiso
La crítica espectacular, 30 de enero
Isaki Lacuesta

"Anónimos y ni siquiera alcohólicos"

«Hasta hace cuatro días, el anonimato seguía siendo percibido como lo que suele ser: un síntoma de cobardía y de esa variante vil de la extorsión que son los enamoramientos desesperados y desesperantes. Exceptuando el soporte, hasta la RAE predecía cuál sería en el el presente la primera utilidad de los tuits en manos de los ociosos: «4.m Carta o papel sin firma en que, por lo común, se dice algo ofensivo o desagradable».

31 de enero de 2012

Ayer, sin despeinarse, en El País definían a los Anonymous como «activistas» y, aún más fino, «ciberactivistas»: si lo colgaron en la sección de cultura es solo porque no tocaba el Tentaciones.

Arcadi Espada rastreó en su día el vocabulario periodístico sobre el terrorismo y comprobó que hasta bien entrados los 80 «a todas las víctimas las mataron jóvenes, agresores, autores [cobrarían, sin duda, sus derechos], un grupo armado. Nunca terroristas ni asesinos».

Arcadi se va a poner las botas cuando tenga un rato para escribir sobre cómo el periodismo español ejerce de publicista de Anonymous (de modo inconsciente, algunos incluso convencidos de que los denuncian, o agachando la cerviz bajo los anuncios de las mismas operadoras de telecomunicaciones que patrocinan a los diarios al tiempo que los asfixian).

[…]

Por cierto, ¿cómo habrán contrastado nuestros periodistas que el blog anónimo era de la facción auténtica de los raterillos Anonymouse y no un experimento sociológico de sus propios compañeros, tan ocurrentes?

[…]

Puedes leer el texto completo aquí.

Comentar