buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Mercado

Solo ofrecía este servicio en Reino Unido y Francia

Google abre su videoclub online también en España

Google da un nuevo paso en la distribución de contenidos digitales en Europa y comienza a alquilar películas en nuestro país. La compañía ha confirmado que los usuarios podrán ver películas en Google Play y YouTube desde 1,99 euros, con un plazo de visionado de 30 días, que los contenidos se podrán descargar para ser disfrutados offline y que estarán disponibles para equipos Android. Destacan dos características: por una parte, aún no hay películas en versión original; por otra, Google Play Movies no funciona en un dispositivo Android que haya sido ‘rooteado’.

1 de junio de 2012

La distribución digital no para de ganar público. Las previsiones para este 2012 apuntan a que habrá más visionados en formato digital que en soportes físicos. Los precios competitivos y el aumento de la oferta son las claves de esta tendencia, que se consolida a marchas forzadas. Google ya dispone de servicios de alquiler de contenidos en EEUU y en otros países, y hace unos meses amplió su presencia en Europa, donde hasta este año la compañía limitaba su oferta a Reino Unido, implantándose en Francia.

En marzo Android Market se convirtió en Google Play, la tienda donde encontrar las aplicaciones para Android. Y, a la espera de que ofrezca también música y libros, por ahora el sitio se convierte en videoclub, un lugar donde alquilar películas para verlas en ordenadores, tabletas o móviles. GooglePlay arranca en España ofreciendo películas de reciente estreno en salas: The Artist, Criadas y señoras, Los inmortales, Acero puro, 30 minutos o menos o Misión: Imposible – Protocolo Fantasma, junto a éxitos españoles como Fuga de cerebros 2 y El sueño de Iván.

El buscador se ha asociado con estudios, productores  y distribuidores españoles como Aurum, Filmin y Vértice 360, además de estudios de Hollywood como Disney, NBC Universal, Paramount Pictures y Sony Pictures Home Entertainment. Por el momento no es posible ver las películas en versión original (solo se ofrecen en su versión con doblaje en castellano) y el servicio arranca con un catálogo escaso de poco más de doscientos títulos.

Los usuarios podrán escoger entre el visionado en streaming o la descarga, de forma que se podrán consumir los contenidos de forma online. Se puede descargar una película a través de Google Play y consumirla durante los 30 días siguientes. Para la mayoría de películas los espectadores tendrán un plazo de 30 días para empezar a verlas y, una vez iniciadas, deberán verse en un plazo máximo de 48 horas. En cuanto al precio, por un lado están los títulos de catálogo y por otro los de estreno. Los estrenos cuestan a partir de 3,99 euros en definición estándar y 4,99 en alta definición. Los títulos de catálogo cuestan 1,99 y 2,99, respectivamente.

No funciona en dispositivos ‘rooteados’
En los teléfonos y tabletas Android con conexión a internet se pueden alquilar y visualizar las películas con la aplicación Google Play Movies. Luego se pueden ver sin conexión a internet durante el periodo de duración del alquiler; o bien alquilarlas y verlas en el sitio web de Google Play o en YouTube. Con la cuenta de Google se pueden alquilar los mismos títulos en ambas plataformas.

Resulta especialmente reseñable que la aplicación Google Play Movies no funciona, al menos por ahora, en un telefóno con Android ‘rooteado’. ‘Rootear’ Android implica instalar un código dentro del dispositivo que permite acceder al sistema con todos los permisos, sin restricciones, y da acceso completo a las opciones de hardware además de permitirnos ejecuar cualquier programa.

En pocas palabras, ‘rootear’ Android es el equivalente a hacer jailbreak al iOS de los dispositivos Apple. Es decir, uno de los aspectos más criticados de los iPhone, su ecosistema cerrado, es imitado sin pudor por una aplicación de Google que ofrece un servicio de pago, quizá como precaución al suponer que tarde o temprano aparecerían aplicaciones para descargar gratis esos contenidos alquilados.

Comentar