buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Opinión

Con permiso
Neil Portnow, CEO y presidente de The Recording Academy

"Los creadores necesitan la protección del copyright"

«Este asunto es demasiado importante como para delegar en otro de esos debates de Washington entre grandes creadores de contenidos contra grandes empresas de tecnología«. Con motivo de la celebración este viernes del Día Internacional de la Propiedad Intelectual, reproducimos una reflexión del presidente y CEO de The Recording Academy, Neil Portnow, en ‘Politico’, la prestigiosa publicación estadounidense de información política.

26 de abril de 2013

El jueves -menos de un mes después de la audiencia del Comité Judicial de la Cámara de Representantes sobre la actualización de la Ley de Copyright- más de cien creadores individuales de música estaban en Washington, hablando con sus representantes acerca de lo que dicha actualización podría significar para ellos. Estos intérpretes, autores y profesionales de estudio estaban en la ciudad invirtiendo su propio tiempo y su propio dinero, ya que tienen un interés importante en el futuro de los derechos de autor. Y nosotros, como nación, tenemos un interés en la protección de sus medios de subsistencia.

Este asunto es demasiado importante como para delegar en otro de esos debates de Washington entre grandes creadores de contenidos contra grandes empresas de tecnología. En el centro de la conversación hay creadores individuales, de todas las disciplinas creativas, cuya obra misma ayuda a impulsar nuestra economía. Es a ellos a quienes se menciona en la cláusula de derechos de autor de la Constitución, y ellos deberían ser la principal preocupación de cualquier cambio a la Ley de Copyright.

Como miembro de la Copyright Alliance, The Recording Academy ve la cara completa de la propiedad intelectual más allá de los creadores de música. La membresía de la alianza también se compone de organizaciones que representan a fotógrafos, artistas gráficos, directores y artesanos de los escenarios, junto con una base representativa de más de 12.000 artistas individuales. Los gigantes tecnológicos y sus voceros en Washington promocionan la importancia de la innovación en la distribución de contenidos, pero no mencionan la innovación que llega antes que todas las demás. Sin la innovación de los guionistas, intérpretes musicales o dramáticos, directores y cineastas, el más lujoso de los más nuevos y avanzados reproductores multimedia ofrecerá sólo una pantalla en blanco y una banda sonora en silencio.

Así que estemos de acuerdo en que ciertos principios deben ser la base de cualquier actualización de la Ley de Copyright:

Los creadores deberían recibir una compensación justa cuando se explota su trabajo. Demasiado a menudo hemos oído que los nuevos y viejos negocios deben estar autorizados a utilizar obras de los creadores con una tasa de regalías por debajo del mercado (o cero) para proteger un modelo de negocio defectuoso. Los creadores quieren ser socios de los distribuidores, pero nunca deberían ser forzados a subsidiar sus negocios.

Un derecho no tiene sentido sin razonable aplicación efectiva y protección. Sin ellas, los derechos de autor tendrán poco valor. Si los creadores tienen derecho a beneficiarse de los frutos de su trabajo, deben tener la confianza de que su trabajo será protegido en un mercado digital en constante evolución.

La libertad de expresión depende de los derechos de autor. Los derechos de autor dan a los creadores individuales la libertad de elegir la forma en que se expresan. Con los derechos de autor, los escritores y los artistas pueden decidir cómo y cuándo usar su trabajo. Ellos pueden regalar libremente su trabajo al público, a una causa que creen, o pueden tratar de ganarse la vida con ello. El consentimiento es una parte fundamental de la libertad del creador.

Estos tres simples principios asegurarán que la música, el arte y la cultura siguen siendo incentivados, según lo previsto por los redactores [de la Constitución de Estados Unidos y de la Copyright Act vigente]. Más arte será creado y más empresas que dependen de contenidos tendrán éxito. Esto no es contenido contra innovación: el contenido impulsa la innovación.

El mes pasado, la comunidad de la música perdió a uno de sus grandes, el 14 veces ganador del Grammy y productor Phil Ramone. Ramone era un consumado músico, productor e ingeniero, pero también fue un maestro innovador maestro y un niño prodigio tecnológico que avanzó procesos de grabación quizás más que nadie de su generación. Sin embargo, también entendió que la magia técnica nunca podría ocupar el lugar de un gran compositor y artista.

Phil entendió que los creadores deben ser lo primero. Cuando el Congreso considere una actualización de los derechos de autor, los responsables políticos deben entender esto.

Neil Portnow es presidente y CEO de The Recording Academy, organismo miembro de la Copyright Alliance. Puedes leer el artículo completo aquí.

Comentar