buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Opinión

Blog de Rafael Simancas

"Culturicidio"

«[…] Tras la desaparición de las industrias, desaparecen los empleos y desaparecen las oportunidades para que los artistas creen y vivan de su creación. Resulta entre trágico y conmovedor comprobar cómo los partidarios del “gratis total” en el acceso a canciones, películas y libros creen estar actuando cual Robin Hood en defensa de los más débiles, cuando en realidad trabajan duramente para que las multinacionales tecnológicas sigan multiplicando beneficios a costa de matar nuestra cultura».

8 de junio de 2013

[…]

«Por una parte amenazan la pervivencia de la creación cultural aquellos que le niegan totalmente el carácter de bien o producto, hasta el punto de cuestionar el derecho a la propiedad intelectual y el derecho de autor, por ejemplo. Y por otro lado socaban los cimientos de la actividad cultural sostenible aquellos que atribuyen a los bienes culturales exactamente las mismas características que cualquier otra mercancía en un mercado libre, ni más ni menos. Pero las expresiones culturales no son bienes que puedan disfrutarse sin considerar los derechos de quienes los crearon, y tampoco son meros productos y servicios que puedan sobrevivir sin ayudas públicas en un mercado que siempre confundirá valor y precio».

En otros países europeos se viven en estos días debates encendidos sobre la necesidad y la manera de proteger la cultura propia. La guerra contra la piratería en las redes, la denuncia de las prácticas comerciales agresivas de Amazon, y la polémica sobre la inclusión de los bienes culturales en los nuevos acuerdos arancelarios con los Estados Unidos, son buena prueba de esa controversia. Aquí, el culturicidio está pasando más desapercibido, dada la gravedad del resto de los problemas que nos agobian, probablemente.

Pero el Gobierno no pierde el tiempo. En línea con los que niegan los derechos de autor, propone una reforma de la Ley de Propiedad Intelectual que consolida la impunidad de la piratería. La circulación de bienes culturales por la red sin ninguna protección ya ha acabado con la industria musical y con la incipiente industria cinematográfica española. Ahora amenaza seriamente a la industria editorial y a la prometedora industria de los videojuegos».

[…]

Puedes leer el texto completo aquí.

Comentar