buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Reportaje

Los productores audiovisuales podrán controlar sus obras

Egeda y Youtube anuncian un acuerdo para proteger la propiedad intelectual

Egeda, la entidad de gestión de derechos de los productores audiovisuales, y Youtube, el portal de vídeos de Google, anunciaron este martes en la Academia de Cine en Madrid un acuerdo para ayudar a los creadores españoles a proteger la propiedad intelectual en internet. Egeda lanzará un servicio para sus socios basado en la utilización de la herramienta Content ID, que permite a los titulares de derechos identificar sus contenidos y evitar que aparezcan en Youtube o bien rentabilizarlos mediante la inserción de publicidad.

2 de julio de 2013

El presidente de Egeda, Enrique Cerezo, explicó durante la presentación del acuerdo que la entidad ofrecerá a los productores la posibilidad de centralizar la gestión de los contenidos audiovisuales protegidos por derechos de propiedad intelectual publicados en Youtube, de modo que puedan retirarlos o mantenerlos obteniendo ingresos mediante la inserción de publicidad junto a los vídeos o en cuñas previas a su visualización.

«El anuncio de hoy es un primer paso necesario y un ejemplo de cómo la industria audiovisual y la tecnológica han de empezar a cooperar: protegiendo las obras de los creadores y abriendo la puerta a un nuevo modelo de negocio. Podemos decir, además, que somos la primera entidad de gestión de derechos que lleva a cabo una iniciativa similar” destacó Cerezo.

Content ID permite eliminar contenido, obtener ingresos (programa para partners) o realizar un seguimiento estadístico avanzado de las visualizaciones. Egeda ha llevado a cabo en los últimos meses una prueba piloto con Content ID que ha generado resultados muy satisfactorios. La entidad monetizó alrededor del 65% de los videos incrementando un 87% los ingresos derivados de la inserción de publicidad en los vídeos identificados.

María Ferreras, directora de alianzas estratégicas de Youtube, explicó que el portal habilita un sistema para que el propietario del contenido sepa en cada momento si hay usuarios que están publicando contenidos protegidos. “Será el productor el que decida qué quiere hacer: si los bloquea, si los deja para generar ingresos por publicidad o si les hace un seguimiento”, señaló.

Ferreras añadió que el objetivo que se persigue es crear un ecosistema en el que «todos (usuarios, productores y Youtube)» se beneficien, y aclaró que la decisión del productor es flexible. Es decir, podrá establecer que se bloquee un contenido en una zona y no en otra, o que se bloquee una producción nueva pero permitir su visionado pasado un tiempo.

Egeda además ha anunciado la creación de Veoclips, un canal de YouTube especializado en cine en español en el que encontrar de forma gratuita, trailers, secuencias, mejores escenas, selección de actores y otra información sobre el cine de estreno en España y el cine en español. El canal ordena y sistematiza los contenidos audiovisuales, y permitirá disponer de datos de audiencia y que los productores conozcan mejor a los usuarios que ven sus vídeos, así como diferentes estadísticas de consumo con variables como la geografía o el sexo.

¿Cómo funciona Content ID?
Debido a las muchas demandas en su contra (incluida una de Viacom reclamándole mil millones de dólares) la compañía tuvo que recurrir a la tecnología para reducir las violaciones de derechos de autor, las notificaciones de infracción y las peticiones para despublicar contenidos. Para facilitar el trabajo a los titulares de derechos, Youtube creó en el año 2007 su propio sistema de detección de contenido, conocido como Content ID.

En Estados Unidos el funcionamiento del programa es simple. Los titulares de derechos envían copias de los archivos de contenido o de identificación que se comparan con el subido por el usuario, y pueden asignar diferentes políticas a sus contenidos: los pueden bloquear (eliminarlo de Youtube), rastrear (el vídeo puede seguir online, pero el propietario del contenido será capaz de realizar un seguimiento de cuántas visitas recibe y de dónde) o rentabilizar (pueden elegir publicar anuncios en la página con el contenido y recibir los ingresos de dichos anuncios). Se permite a los titulares de derechos bloquear el contenido en algunas regiones y mantenerlos accesibles en otras.

De acuerdo con un estudio de 2009, sobre la tecnología de reconocimiento de vídeo y audio de Youtube, el sistema es muy robusto. Aunque la identificación de contenido no funciona en todos los casos (hay que destacar que ha mejorado mucho en los últimos tres años) es muy hábil para identificar el contenido de los archivos de referencia diferentes. Del mismo modo, con su tecnología de huellas digitales de vídeo, Youtube tiende a identificar y asignar políticas a gran cantidad de contenido muy rápidamente. En diciembre del año 2010 Youtube anunció que más de 100 millones de videos habían sido denunciados gracias a Content ID y que disponía de más de cuatro millones de archivos de referencia aportados por titulares para identificar contenidos.

Por otra parte, Youtube y los titulares de derechos están haciendo grandes sumas de dinero gracias a Content ID. Según detalló The New Yorker, a principios de 2012 más de un tercio de los ingresos de Youtube ya provenía del programa. Esto supone el mejor de los escenarios para los creadores, usuarios y proveedores de servicios, ya que permite que el contenido permanezca online mientras que los titulares de derechos siguen generando ingresos.

Educar a los usuarios
Content ID es una parte importante de la estrategia de identificación de contenidos protegidos de Youtube, pero no es la única manera en que la empresa trabaja para proteger a los titulares de derechos. La compañía ha creado su propia «escuela de copyright» para informar a los jóvenes de las normas relativas a derechos de autor.

Comentar