buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Adepi informa

Debilita el sistema de gestión colectiva y recorta los derechos de los titulares

El Gobierno ultima una reforma de la Ley de Propiedad Intelectual que arruinará al sector cultural

El Ejecutivo no ha contado con los agentes de la cultura implicados ni con las indicaciones del Consejo de Estado y del Consejo General del Poder Judicial. El proyecto nos aleja de Europa, y además de introducir confusión en el mercado y desconcierto en los usuarios aumentará los litigios. ¿Los grandes beneficiados? Las empresas tecnológicas.

7 de febrero de 2014

A pesar de las promesas realizadas por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert de crear una mesa de trabajo con las entidades de gestión colectiva para desarrollar el texto de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI), el equipo interministerial liderado por el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, ultima el proyecto de ley sin contar con el sector cultural, cuyos derechos de propiedad intelectual pretende regular. Tampoco ha tenido en consideración las recomendaciones del Consejo de Estado ni del Consejo General del Poder Judicial, contrarias en muchos aspectos al texto elaborado.

Por todo ello Adepi rechaza, una vez más, la reforma planteada y denuncia que el actual texto agravará la situación de crisis por la que atraviesa el sector cultural, que ha experimentado, como la última EPA concluye, una alarmante caída en el empleo. España se convierte en una excepción cultural negativa entre los países de nuestro entorno que sí protegen la industria cultural y elevan la protección de los derechos de propiedad intelectual como elemento indispensable para la creación de empleo, riqueza y diversidad cultural.

Las entidades agrupadas en Adepi solicitan a los grupos parlamentarios que durante el trámite parlamentario escuchen a los afectados por esta reforma y analicen los rigurosos informes y estudios publicados, incluyendo los dictámenes de los principales órganos consultivos. En sus manos está mejorar una LPI cuya propuesta de modificación nos aleja de Europa, además de introducir confusión en el mercado y desconcierto en los usuarios, aumentar la litigiosidad y beneficiar únicamente a las empresas tecnológicas, que se enriquecen con la explotación de los contenidos de los creadores.

2 comentarios

  1. miércoles, 5 de marzo de 2014 | 16:22Zorel

    Y sin embargo aquí no dicen ni una palabra de qué cosas les molestan de la reforma. Una simple queja más, sin justificación presente.

    Por otro lado, las empresas tecnológicas lo están haciendo mucho mejor económicamente hablando, ellas suben mientras que, tal como aquí dicen, la “industria cultural” ha ido bajando, en el fondo no ha dejado de bajar desde hace muuuucho tiempo. ¿A quién proteges? ¿A aquél que progresa, o a aquel que no para de estrellarse? ¿Al que tiene el apoyo social de la mayoría, o al que se ha desprestigiado a sí mismo, cayendo en ridículos y escándalos constantemente?

    La ley debería apoyar a todos los ciudadanos por igual, mientras se atengan a su cumplimiento. Eso lo acepto. Pero en mi opinión personal (una opinión sincera, y probablemente egoísta, despiadada y políticamente incorrecta), QUE SE HUNDA EL BARCO. La cultura no va a desaparecer, pero al menos podría transformarse en algo que realmente lo sea, para todos.

    Pero que nadie se lleve las manos a la cabeza, porque de algún modo las cosas saldrán como al sector de la propiedad intelectual le convenga. Y ojalá sea para bien de todos, aunque yo lo dudo.

  2. miércoles, 4 de junio de 2014 | 18:47Sonia

    Zorel, sin ánimo de faltar, tu comentario me parece de una torpeza absoluta. La cultura forma parte de nuestro patrimonio como sociedad, y la industria cultural es el mecanismo que la soporta. Como tú dices, no va a desaparecer, pero sí se puede precarizar mucho más. Me asusta pensar en un futuro de una cultura amateur por falta de medios y soportes, por despidos de profesionales que hagan de ella algo de lo que enorgullecerse. La tecnología no es imprescindible para el enriquecimiento humano, la cultura sí lo es. Es parte de lo que somos y de cómo somos.

    Por otra parte, estoy totalmente de acuerdo contigo en que en el artículo no se detallan las causas que provocan malestar a los autores con respecto a la ley.

Comentar