buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Mercado

Supone el 39% del total

El consumo de música digital es ya de 4.235 millones de euros

La música en formato digital sigue creciendo en ventas en casi todo el mundo y consolidándose como la alternativa del sector frente al desgaste de los soportes físicos. Sin embargo, el informe mundial IFPI sobre el estado del negocio digital de la música 2014, presentado este martes en Lomdres, revela que España sigue descolgada de la tendencia global: los soportes físicos se desploman y la venta digital se frena.

19 de marzo de 2014

La industria discográfica de todo el mundo ingresó a lo largo de 2013 un total de 5.900 millones de dólares (4.235 millones de euros) por sus ventas digitales, lo que representa un crecimiento del 4,3 por ciento respecto a 2012. Con estas cifras en la mano, el mercado digital ya constituye el 39 por ciento del total de los ingresos discográficos, frente al 34 por ciento del ejercicio de 2012. Todos estos datos figuran en la nueva edición del Digital Music Report, el informe anual que elabora la Federación Internacional de la Industria Discográfica (IFPI) sobre el sector y que fue presentado hoy en Londres.

La música grabada en 2013, ya sea en soporte digital o físico, supuso un volumen de negocio de unos 15.000 millones de dólares (10.770 millones de euros). El importe global es un 3,9 por ciento inferior al del ejercicio precedente, pero este descenso se explica por el mal año vivido en Japón, el segundo mercado mundial, que sufrió un retroceso de casi 17 puntos porcentuales en sus ventas. Si no hubiera sido por el caso japonés, el negocio de la música grabada en el mundo habría registrado una levísima caída del 0,1 por ciento.

El siempre esperado estudio de la IFPI refrenda que el crecimiento digital se explica, sobre todo, por el auge del streaming, el consumo de música a través de Internet sin necesidad de descargar archivos. Estos servicios, tanto en la modalidad de suscripción como en la gratuita financiada por publicidad, han supuesto unos ingresos globales que sobrepasaron los  1.000 millones de dólares durante todo 2013, lo que equivale a una subida del 51,3 por ciento en comparación con 2012.

Las cifras avalan que las dos vertientes del streaming atraviesan un buen momento. El número de suscriptores de pago en todo el mundo a servicios como Spotify, Deezer o Napster (y otras plataformas no presentes en España, como Rdio, WiMP o la asiática KKBOX) es ya de 28 millones, una cifra un 40 por ciento más elevada que en 2012 y que triplica con creces a los 8 millones de suscriptores mundiales que se contabilizaban en 2010. Por su parte, los ingresos en los servicios gratuitos financiados con publicidad (como YouTube y Vevo) han crecido un 17,6 por ciento. El ascenso de Vevo es particularmente significativo: cuenta con 243 millones de usuarios únicos, un incremento anual de visitas del 46 por ciento y un total de 5.500 millones de vídeos consumidos en diciembre de 2013.

Así las cosas, el streaming constituye ya el 27 por ciento del negocio digital (un 20 por ciento en 2012), mientras que las diferentes modalidades de descargas directas (a través de iTunes o de servicios móviles, por ejemplo) representan un 67 por ciento del mercado, con un ligero retroceso de 2,1 puntos frente a 2012. Los ingresos generados por comunicación pública (en radios, televisiones y emisiones en Internet, por ejemplo) tuvieron un fuerte crecimiento y ya representan el 7,4 por ciento del total.

Mientras el mercado digital no hace sino consolidarse, la venta de música en soporte físico continúa en declive, aunque de manera algo más matizada. El descenso de las ventas físicas es, en términos globales, del 11,7 por ciento en todo el mundo, aunque esta tendencia se ha ralentizado en algunos de los principales mercados mundiales, como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania o Italia. Incluso Francia ha vivido un inesperado repunte del 0,8 por ciento en sus ventas físicas. El regreso del formato vinilo cubre un nicho aún muy minoritario de la demanda, pero constituye ya una realidad incontestable. Las ventas de LP crecieron un 32 por ciento durante 2013 en Estados Unidos y un espectacular 101 por ciento en el caso británico.

España, a la contra
Estas líneas maestras de las ventas musicales en todo el mundo no siguen un reflejo paralelo en España, donde todos los indicadores son mucho menos positivos. La industria española ha superado por vez primera la barrera del 40 por ciento de ventas digitales, pero de manera engañosa: no por su consolidación, sino por el dramático desplome de los soportes físicos. Si las ventas físicas descendieron a nivel mundial, como acabamos de ver, en un 11,7 por ciento, este frenazo fue en el caso español del 23 por ciento.

A ello se le añade un dato inquietante: por primera vez en esta última década, desde que se computan las ventas digitales, estas han experimentado un estancamiento en España. El volumen de negocio de la música digital en nuestro país ascendió en 2013 a 48,1 millones de euros, una cifra que en 2012 se había elevado a 48,3 millones.

Comentar