buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Opinión

David Lowery

"Principios para un internet ético y sostenible"

«La tecnología puede cambiar, pero los principios no. Una sociedad que fomenta el espíritu creativo es poco común en la historia y, por eso, merece la pena defenderla. Internet y la tecnología digital han abierto muchas nuevas oportunidades para los artistas; sin embargo, también las ha abierto para aquellos que los desean explotar». Así arranca el texto que el compositor y cantante David Lowery publicó hace un par de años en su blog The Trichordist para promover un debate sobre los principios que deberían regir internet a fin de garantizar la justa explotación online de los contenidos creativos. Por su interés y vigencia, es una reflexión idónea para compartir con motivo de la celebración del día internacional de internet.

17 de mayo de 2014

A continuación, proponemos debatir una serie de principios a tener en cuenta como guía para empresas y responsables políticos. Nuestra esperanza es que estos principios ayuden a construir un ecosistema creativo en una línea sostenible que beneficie por igual a creadores, innovadores, y público en general.

1. PRÀCTICAS LABORALES JUSTAS Y ÉTICAS: RESPETO A LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES

Un internet justo y ético se basa en el respeto y la protección de los derechos de las personas, para así determinar quién se beneficia de su trabajo y sus creaciones.

«Desde el surgimiento de las utopías digitales, en la década de los 90, lamentablemente hemos visto muchos argumentos anticuados y superficiales sobre por qué los beneficios económicos de algunas grandes empresas deben ser valorados por encima de los derechos laborales de otros. Este problema impulsa a los trabajadores a organizarse para proteger su mano de obra y la demanda de una indemnización justa. Los derechos de los artistas no solamente están protegidos por la Constitución de los EE.UU., sino que también son internacionalmente reconocidos como derechos humanos, amparados por numerosos tratados internacionales, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Sin embargo, hay quienes violan sistemáticamente estos derechos con el fin de obtener beneficios comerciales, haciéndose con el valor de las ganancias de los derechos de los artistas, únicamente para sí mismos.

Un internet libre y abierto funciona mejor sin regulación autoritaria, pero no progresará en absoluto sin la protección de los derechos fundamentales de los trabajadores».

2. EL CONSENTIMIENTO ES EL FUNDAMENTO DE LA CIVILIZACIÓN: RESPETO A LA INTEGRIDAD DE LOS ARTISTAS

El derecho a agitar su puño termina donde empieza mi nariz. Sus derechos terminan donde empiezan los míos.

«Los derechos garantizados por la Constitución tienen por objetivo proteger al individuo de fuerzas mayores hostiles y de tiranías múltiples, especialmente las mafias corporativas. Esto es especialmente cierto respecto a los derechos de autor, que es en sí mismo un vehículo del derecho a la libre expresión de las personas. Y, además, están amparados por la Constitución.

Todo el mundo está sensibilizado con el valor de la intimidad de las personas en la era digital. Haciendo el paralelismo, la esencia del control del artista sobre la integridad de su obra no es muy diferente. El consentimiento individual debería ser necesario para que una empresa pueda beneficiarse de cualquier trabajo creativo -al igual que se requiere el consentimiento individual para la toma de información personal-. Y es que este va unido a la identidad del artista. Proteger los derechos individuales, identitarios y de libertad de expresión, son, sin lugar a dudas, bloques básicos para la construcción de la base de la civilización».

3. PROTEGER LA LIBERTAD INDIVIDUAL DE EXPRESIÓN: NO TRIVIALIZAR LA CENSURA

La libertad de palabra exige libertad de expresión. Los derechos de autor protegen la libertad de expresión. Juntos, se aseguran un mercado fuerte, con ideas que avanzan hacia la verdad, el conocimiento y la cultura.

«Vamos a aclarar esto. La censura es intolerable. No hace falta ir muy lejos para ver a artistas censurados por gobiernos -hay muchísimos ejemplos históricos. Nadie sabe más de esto que los mismos artistas, músicos, pintores, escritores, poetas, cineastas y creadores de todas las disciplinas que literalmente han sido perseguidos, han desaparecido o han sido asesinados por sus opiniones hacia el mundo. Desgraciadamente, muchos confunden la libertad de expresión con la errónea idea de que la prevención de la explotación ilegal de esa misma expresión son lo mismo. No lo es.

La copia y distribución de estas expresiones sin el permiso de los creadores es, simplemente, una explotación sin consentimiento ni compensación. ¿Un ladrón de coches sería censurado al ser procesado por el robo de un coche? ¿O un ladrón de bancos sería censurado al ser procesado por el robo de su dinero? No se debe trivializar la «censura».

4. INDEMNIZACIÓN JUSTA: SI NO LE GUSTA, NO LO COMPRE

En cualquier cadena de valor donde se explota el trabajo del creador individual, este debe ser compensado.

«La mayoría de las personas justas y razonables utilizan productos de «comercio justo» para apoyar y alentar una indemnización justa del trabajo. Los sindicatos han luchado largas batallas para ganar protección de los derechos laborales. Hoy reconocemos el derecho del individuo a una indemnización justa del trabajo como uno de los pilares fundamentales para una sociedad ética y saludable. Internet está habitado por el mayor número de diferentes participantes del mundo físico. Y el respeto por el trabajo humano no debe ser devaluado solamente porque la tecnología hace posible que sea poco ético.

La respuesta es muy simple. Si no te gusta la obra de un artista no hay que robarla, sólo no comprarla. Ellos captarán el mensaje».

5. RESPETO MUTUO: SE TRATA DE HACER LAS COSAS BIEN, NO DE SALIRSE CON LA SUYA

El respeto mutuo de la diversidad de todos los usuarios online es la piedra angular de una comunidad fuerte y con buena salud.

«El respeto mutuo garantiza los derechos de propiedad intelectual y permite a los creadores individuales la libertad de determinar qué permisos desean conceder y a qué precio. Nadie está obligado a pagar este precio, pero el creador tiene el derecho a establecerlo. Negar estas libertades a los creadores porque la muchedumbre o una empresa pública quiere invadir el derecho de un músico, autor, ilustrador o fotógrafo, viola las mismas protecciones que la ley y la Constitución quieren asegurar. Lamentablemente, así es, en gran medida, cómo se ven hoy en día los derechos individuales por parte de algunos intereses corporativos online».

6. LA EXPLOTACIÓN PARASITARIA NO ES INNOVACIÓN: “LIBRE” (FREE) Y “ABIERTO” (OPEN) DEBERÍAN SER «JUSTO» Y «HONRADO»

La explotación ilegal de personas con fines lucrativos no es, para nada, innovación, es tecnovandalismo y acoso cibernético.

«Vemos muchas empresas en internet que explotan ilegalmente las obras, los trabajos, las innovaciones y las creaciones de otros, simplemente porque pueden salirse con la suya. A menudo se nos dice que la innovación requiere de la explotación no autorizada de los creadores, con una especie de determinismo tecnológico que rechaza la innovación de los creadores porqué se escalan. Es sólo otra manera de usar la «conveniencia» como una excusa más para el robo. Cualquier negocio que requiere la explotación ilegal de los individuos para ser rentable no es un negocio. Más bien es un motor de parásitos opresivos».

7. LA INNOVACIÓN SOSTENIBLE RESUELVE PROBLEMAS: JUSTO NO ES FALSO

La innovación sostenible se representa mejor mediante la resolución de problemas, no creándolos mediante capas opacas que generan ofuscación.

«La complejidad organizada y deliberada de algunas redes online de publicidad, operaciones de webs piratas y otros negocios, crean un cuadro negro impenetrable para proteger los flujos de dinero ilícitos, así como para dar a los participantes una negación plausible. Luego se nos dice que «seguir el dinero» a través de las redes de publicidad es como atravesar una madriguera de conejo hasta un laberinto seguido de otra madriguera de conejo. Esto no es innovación. Es el fraude de la vieja escuela. Esto no debería ser motivo de orgullo para la comunidad online, sino más bien una enorme vergüenza. Por el simple hecho de que internet -uno de los mayores logros tecnológicos de todos los tiempos- sea utilizado como un oasis de seguridad para muchos negocios ilegítimos, aprovechándose de los ciudadanos honrados».

8. OBJETIVOS COMUNES, MEJORES PRÁCTICAS Y SOLUCIONES

Hace siglos que los creadores, los comercios y los derechos comparten muchas acciones. No se puede desperdiciar esto.

«No se puede llegar a la conclusión de que hay que construir una gran base de datos de permisos de todos los derechos de propiedad intelectual y no hacer nada hasta que esté operativa. Esa solución prácticamente garantiza que no habrá demasiados nuevos trabajos para poner en esa base de datos. Dicho almacén nunca ha existido y es increíblemente complejo hacerlo. Un centro de intercambio de derechos transparente sería, sin lugar a dudas, una posible solución. Sin embargo, el hecho que brille por su ausencia es, definitivamente, una perfecta excusa para el mal comportamiento».

Comentar