buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Noticias

El TJUE sentencia que las tarjetas de memoria de los móviles están sujetas al pago de la compensación equitativa por copia privada

Nokia deberá pagar casi dos millones de euros a Copydan

Un total de 14,8 millones de coronas danesas, algo más de 1.985.000 euros al cambio actual, es lo que deberá pagar el fabricante Nokia a la entidad danesa de gestión de derechos de propiedad intelectual Copydan como indemnización por negarse a pagar la compensación equitativa por copia privada de las tarjetas de memoria de los móviles comercializados en Dinamarca por el fabricante sueco.

6 de marzo de 2015

Mediante una largamente esperada resolución del TJUE, la disputa sobre si las tarjetas de memoria para teléfonos móviles están sujetas al pago de la compensación equitativa por copia privada ha quedado dilucidada e integrada en el cuerpo legislativo de la Unión Europea.

Copydan, entidad de gestión de derechos de autor que representa a titulares de derechos de propiedad intelectual sobre obras sonoras y audiovisuales, podrá repartir una indemnización de casi dos millones de euros.

Nokia Dinamarca defendía que las reglas de la Ley de Derechos de Autor 39-46 danesa es contraria a la Directiva de la UE 2001/29/CE, por lo que la empresa no estaba obligada a pagar la compensación por copia privada en Dinamarca ni en otros países europeos en los que la empresa enfrenta demandas por el mismo asunto.

En abril de 2010, Copydan, y en mayo de 2011, Megafon, realizaron  una encuesta a los usuarios. El estudio identificó el uso de tarjetas de memoria en los teléfonos móviles relacionado con el almacenamiento de material con derechos de autor. El estudio fue a petición de Nokia, pues uno de sus argumentos era que la tarjeta de memoria en los teléfonos móviles no era utilizada para la copia privada de material con derechos de autor. La encuesta mostró que los teléfonos móviles se utilizan profusamente para la copia de contenidos audiovisuales.

En octubre de 2012, los tribunales daneses plantearon al TJUE una cuestión prejudicial: ¿está la legislación danesa en línea con la legislación comunitaria al exigir que las tarjetas de memoria de los móviles deban pagar copia privada? El TJEU ha dado este jueves una respuesta contundente ampliamente fundamentada.

El Tribunal de Justicia señala en el párrafo 25 que “si los equipos, aparatos y soportes de reproducción digital se ponen a disposición de personas físicas como usuarios privados, su mera capacidad para realizar reproducciones basta para justificar la aplicación del canon por copia privada (véase, en este sentido, la sentencia Padawan, EU:C:2010:620, apartado 56), y llega a la conclusión, en el párrafo 29, de que “la Directiva 2001/29 no se opone a una normativa nacional que establece una compensación equitativa en relación con los soportes multifuncionales, como las tarjetas de memoria de teléfonos móviles, con independencia de que la función principal de estos soportes sea o no la realización de copias para uso privado, siempre que una de las funciones de estos soportes, aunque fuera secundaria, permita a quienes los poseen utilizarlos con este fin”.

Además, la sentencia recuerda que a la luz de la jurisprudencia del TJUE en principio es irrelevante que el soporte sea monofuncional o multifuncional ni que la reproducción en su caso sea secundaria (en el caso presente, se trata de móviles) ya que se supone que los usuarios finales usan todas las funciones disponibles del soporte (párrafo 26).

No obstante, el Tribunal matiza que dicha multifuncionalidad y el carácter secundario de la reproducción pueden afectar a la cuantía de la compensación en particular teniendo en cuenta que ésta debe estar vinculada al perjuicio causado al titular de derechos por la realización de copias privadas de sus obras.  Y añade asimismo que cuando resulte “en la práctica esa función casi no se utiliza por el conjunto de usuarios de un soporte, la puesta a disposición de dicha función podría, conforme al considerando 35 de la Directiva 2001/29, no dar origen a una obligación de pago de la compensación equitativa, en la medida en que el perjuicio causado a los titulares de derechos se considerara mínimo.” (párrafo 28).

La sentencia, en detalle
Con respecto a la diferencia de trato que la legislación danesa realiza en cuanto a la aplicación del canon por copia privada a las tarjetas de memoria de los teléfonos móviles y no al suministro de componentes destinados principalmente a almacenar copias para uso privado, como las memorias internas de los reproductores MP3, el Tribunal sugiere que en el caso de que el tribunal danés que remite la pregunta concluya que ambos casos son similares a la luz de la elegibilidad para pagar el canon por copia privada la diferencia de trato “podría estar justificada especialmente en el supuesto en que, con respecto a los componentes integrados que pueden utilizarse con fines de reproducción y contrariamente a lo que sucede con los soportes separables en cuestión en el asunto principal, los titulares de derechos perciban una compensación equitativa de una modalidad distinta.” (párrafo 40).

En lo que se refiere a la compatibilidad de la legislación danesa con el artículo 5.2.b) de la Directiva 2001/29/CE en particular a la imposición del pago del canon a los fabricantes e importadores que venden tarjetas de memoria de teléfonos móviles a profesionales sabiendo que las tarjetas están destinadas a volver a venderse por estos últimos pero ignorando si los adquirentes finales de las tarjetas son particulares o profesionales, el Tribunal señala que no habrá incompatibilidad (párrafo 55) siempre y cuando:

– el establecimiento de tal régimen esté justificado por dificultades prácticas;

– los obligados al pago estén exentos del pago de dicho canon si demuestran que han suministrado las tarjetas de memoria de teléfonos móviles a personas distintas de las personas físicas, con fines manifiestamente ajenos al de reproducción para uso privado, en el bien entendido de que esta exención no puede limitarse a la entrega únicamente a los profesionales que estén inscritos en la organización encargada de gestionar el canon;

– ese régimen establezca un derecho a la devolución del canon por copia privada que sea efectivo y no dificulte excesivamente la devolución del canon pagado, devolución que podrá obtener únicamente el adquirente final de una tarjeta de memoria de este tipo, el cual deberá presentar a tal efecto una solicitud en la referida organización.

Con respecto al daño mínimo el Tribunal destaca que el considerando 35 de la Directiva 2001/29/CE permite a los Estados miembros “establecer, en determinados casos que están incluidos en el ámbito de aplicación de la excepción relativa a la copia para uso privado, una exención del pago de la compensación equitativa, siempre que el perjuicio causado a los titulares de derechos, en esos casos, sea mínimo. Es competencia de dichos Estados fijar el umbral de semejante perjuicio, en el bien entendido de que tal umbral debe aplicarse, en particular, de manera conforme con el principio de igualdad de trato.(párrafo 62).

Con respecto a la repercusión en la compensación equitativa de la autorización del titular de derechos para utilizar los archivos que contengan obras protegidas, el Tribunal de Justicia ha declarado que, cuando un Estado miembro ha decidido excluir, en virtud del artículo 5, apartado 2, de la Directiva 2001/29, en el ámbito de aplicación material de esta disposición, el derecho del titular a autorizar la reproducción a título privado de sus obras, un eventual acto de autorización adoptado por éste carece de efectos jurídicos en el Derecho del referido Estado. Por lo tanto, tal acto no tiene repercusión alguna en el perjuicio causado al titular de los derechos por la introducción de la medida privativa del derecho en cuestión y, por consiguiente, no puede tener repercusión alguna en la compensación equitativa, ya esté establecida esta última con carácter obligatorio o facultativo, en virtud de la disposición aplicable de dicha Directiva (véase la sentencia VG Wort y otros, C‑457/11 a C‑460/11, EU:C:2013:426, apartado 37).

La Directiva 2001/29 debe interpretarse en el sentido de que, cuando un Estado miembro ha decidido excluir, en virtud del artículo 5, apartado 2, de dicha Directiva, en el ámbito de aplicación material de esta disposición, el derecho del titular a autorizar la reproducción a título privado de sus obras, la autorización dada por un titular de derechos para la utilización de los archivos que contienen sus obras no puede afectar a la obligación de compensación equitativa por la excepción al derecho de reproducción con respecto a las reproducciones efectuadas conforme al artículo 5, apartado 2, letra b), de la citada Directiva mediante tales archivos y no puede dar origen, en sí misma, a una obligación de pago de una remuneración, sea del tipo que sea, por parte del usuario de los archivos de que se trate a ese titular.

La aplicación de las medidas tecnológicas previstas en el artículo 6 de la Directiva 2001/29 en relación con los dispositivos utilizados para reproducir obras protegidas, como los DVD, los CD, los reproductores MP3 o los ordenadores, no puede afectar a la compensación equitativa debida por las reproducciones a título privado, efectuadas a partir de esos dispositivos. No obstante, tal aplicación puede incidir en el nivel concreto de la compensación (párrafo 73).

La legislación nacional que no distinga en relación al cálculo de la compensación equitativa la fuente lícita de la ilícita no respeta el justo equilibrio entre los intereses de los titulares de los derechos de autor y los de los usuarios (párrafo 77).

La Directiva 2001/29/CE no se opone a una normativa nacional que establece una compensación equitativa por las reproducciones de obras protegidas efectuadas por una persona física a partir o mediante un dispositivo que pertenece a un tercero. (párrafo 91)

Comentar