buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Revista de prensa

ABC, 29 de abril
Luis Ventoso

"Los tres tenores"

“Asus 69 años, el californiano Jonathan Taplin se ha replegado a las respetables actividades de escritor y profesor universitario. Pero tiene un pasado de mérito en glorias contraculturales. Produjo la primera película de Scorsese y organizó conciertos de Dylan y George Harrison. Con los años, Taplin se ha vuelto pesimista (nos pasa a todos según envejecemos). […] A diferencia de la opinión general, que ve a las grandes tecnológicas de Silicon Valley como gigantes benévolos y casi filantrópicos, Taplin los considera unos operadores monopolistas, que cometen abusos de mercado y roban el trabajo de músicos, artistas, escritores y periodistas”.

3 de mayo de 2017

Hubo un tiempo nada lejano en el que no existía Facebook, aunque a sus 1.800 millones de parroquianos les cueste creerlo. Nació en 2004. Mark Zuckerberg, de solo 32 años, el oráculo de la red social, suele arengar a sus ejecutivos con una frase que parece una coda de la «destrucción creativa» del viejo economista Shumpeter: «¡Moveos rápido y romped cosas!». Taplin le ha robado la cita para un libro demoledor, que titula así: «Moveos rápido y romped cosas: cómo Facebook, Google y Amazon han arruinado la cultura y minado la democracia».

La tesis central del ensayista es que en realidad esos gigantes son editores, que pretextando ser solo plataformas piratean contenidos que no han creado y no asumen responsabilidades sobre lo que publican (esta misma semana un asesino ha subido a Facebook el vídeo espeluznante de su crimen y en Twitter las amenazas de asesinato y violación desde el anonimato son moneda corriente, amén de que hasta los terroristas se sirven de las redes). Taplin les reprocha también un control monopolístico del mercado pocas veces visto. Los gigantes tecnológicos han desplazado a las petroleras como las mayores compañías del planeta. Hoy las cinco primeras firmas son Apple, Alphabet (Google), Microsoft, Amazon y Facebook. Taplin sostiene que aniquilan la competencia de modo más abusivo que los cárteles del crudo. Google acapara el 90% de las búsquedas en Europa y Estados Unidos. Es el cancerbero ineludible para entrar en la web, hoy un mundo tan real como el físico. Facebook supone el 77% del uso de redes sociales en móviles. De cada dólar de venta online en EE.UU., 53 céntimos van a Amazon. Facebook, sin producir contenidos, está desbancando a periódicos y televisiones como la principal fuente de información. Apple, jugando al límite de la legalidad, ha escamoteado a las haciendas europeas 13.000 millones, según la UE. El veredicto del autor es que esas compañías han subvertido el sueño que suponía internet cuando nació en enero de 1983, el de ser una red democrática, abierta, libre, creativa y horizontal, a la medida del hombre. Aboga directamente porque los estados afronten el problema con drásticas leyes antimonopolio.

Taplin es un apocalíptico. Soslaya los magníficos servicios que ofrecen esas firmas a sus usuarios y la nueva economía que han creado. Pero conviene leer su alegato, porque en Silicon Valley anida algo más que simpatía camisetera y buenrollismo libertario.

Para leer la reseña del libro publicada en The Guardian haz clic aquí.

Para comprar un ejemplar impreso del libro (en inglés) haz clic aquí.

Para comprar un ejemplar digital (para dispositivos iOS) haz clic aquí.

Comentar