buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Revista de prensa

Federación internacional de periodistas, 10 de mayo

"Los desafíos de los derechos de autor al usar contenido de testigos presenciales en las informaciones periodísticas"

Los testigos presenciales armados con teléfonos inteligentes han contribuido a enriquecer el contenido de los medios de comunicación. Sin embargo, entender cuáles son exactamente y respetar los derechos de los autores sigue siendo un reto en las redacciones de los medios de comunicación.

11 de mayo de 2017

El llamado “contenido de testigos presenciales” es cualquier tipo de contenido visual creado y compartido en internet por personas de todo el mundo que es reproducido por emisoras de televisión, editores de prensa, medios digitales, agencias de comunicación o de noticias e incluso marcas comerciales. La gente crea ese contenido todos los días, cada hora, cada minuto, capturando momentos inesperados y divertidos, importantes y de interés periodístico. De esta manera, el contenido de testigos presenciales es una gran herramienta que proporciona a los periodistas un acceso más fácil y rápido a los eventos e historias que están cubriendo.

Sin embargo, las ventajas y oportunidades que estos contenidos creados por ciudadanos ofrecen a los periodistas no deben ocultar algunos retos clave. En primer lugar, el proceso de obtención no es fácil. Los periodistas tienen que lidiar con el trauma de los testigos oculares que se enfrentan a sucesos trágicos al mismo tiempo que son conscientes de las cuestiones legales que rodean el uso de dicho material. Muchas redacciones cuentan con asesores legales responsables de monitorizar y verificar las fotos y vídeos compartidos en internet. Sin embargo, la mayor parte del contenido creado por testigos presenciales se utiliza sin el permiso o el reconocimiento del autor.

En su Journalist’s guide to copyright law and eyewitness media, una guía para periodistas sobre derechos de autor y cómo tratar la información facilitada por testigos presenciales, Sam Dubberley afirma que “los testigos oculares son cada vez más conscientes de sus derechos como creadores de contenidos y denuncian cuando sienten que no se han respetado sus derechos”. El autor señala que es muy importante no sólo pedir permiso para usar una imagen o vídeo originado en las redes sociales por un testigo ocular, sino también comprobar si el remitente realmente capturó el contenido, así como que realmente lo publicó, para no utilizar contenido que en realidad simplemente ha sido copiado o replicado de otras fuentes, lo que en esencia también es una infracción de los derechos de autor.

Dubberley nos recuerda que todo periodista debe tener en cuenta que:

1. El creador del contenido, es decir, la persona “que presionó el botón”, es el titular de los derechos de autor; no el propietario de la cámara o del teléfono.

2. Una red social no es propietaria del contenido publicado por sus usuarios; lo es la persona que “presionó el botón” del dispositivo.

3. Hay que distinguir entre embedding o “incrustación” y scraping o “raspado”:

– Incrustar es tomar prestada una pieza de contenido con el consentimiento del propietario de los derechos de autor y hacerla accesible en una plataforma diferente;

– Raspar es eliminar un contenido de su soporte o plataforma de publicación original y hacerla accesible como propia en la misma o diferente plataforma sin permiso del autor.

4. El lenguaje utilizado por las empresas periodísticas cuando piden permiso para usar los contenidos creados por testigos oculares no debe ser confuso: debe ser transparente.

5. Un periodista debe ser cuidadoso aplicando el fair use o “uso justo” o las fair dealig provisions o “disposiciones de comercio justo” porque estas figuras jurídicas no están en el ordenamiento legal de todos los países, y existen importantes restricciones a dichas disposiciones en numerosos Estados o directamente no existen en muchos otros.

“Antes de usar contenido de testigos presenciales, pida siempre permiso”, recomienda a los profesionales de la información el secretario general de la Federación internacional de periodistas, Anthony Bellanger: “Nunca pase por alto la intención de la persona que publicó su vídeo en internet. ¡Esto podría eventualmente ahorrarle mucho dinero!”.

Puedes leer el artículo completo haciendo clic aquí.

Comentar