buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Revista de prensa

El Correo, 2 de julio

"Una productora reclama 475 euros a 300 vascos por 'piratear' una película de internet"

Un despacho de abogados de Bilbao está enviando las primeras cartas a cientos de personas -unas 300 de ellas en el País Vasco- en las que les exige 475 euros de compensación por haber ‘pirateado’ la película ‘Dallas Buyers Club’. Los letrados que representan a la productora les reclaman esta cantidad de dinero en «vía amistosa» por haber «compartido» el film estadounidense en páginas de internet.

3 de julio de 2017

[…]

“Se trata de un asunto «absolutamente novedoso» en España, según afirman fuentes especializadas, y que podría llegar a afectar a millones de personas en el conjunto del país: tantas como usuarios que se descargan contenidos de internet que están protegidos por derechos de autor. En otros países ya se han producido demandas similares. En Australia, de hecho, los representantes legales de esta película, ganadora de tres Oscar en 2014, ya presentaron unas demandas similares que acabaron siendo archivadas. Pero este debate -el que hace referencia a las supuestas responsabilidades legales de los usuarios de internet que descargan y comparten contenidos en páginas de internet- no había llegado a España hasta ahora. Y lo ha hecho de la mano del bufete de la capital vizcaína Rafael Eizaguirre. La polémica está servida”.

El origen de estas reclamaciones se encuentra, en gran medida, en un pleito judicial que el despacho de abogados ganó a Euskaltel en el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Bilbao el pasado 3 de abril. Hasta ahora las operadoras se han negado a facilitar a las productoras los datos de sus clientes que ‘pirateaban’ sus contenidos en internet amparándose en la ley de Protección de Datos. El asunto es que, a raíz de la citada resolución judicial, la compañía vasca de comunicaciones se vio obligada a identificar a los propietarios de las direcciones de IP -las matrículas de conexión a internet en los ordenadores-, desde las que se había descargado y compartido la película producida en California.

[…]

Puedes leer la noticia completa aquí.

Comentar