buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Revista de prensa

El Economista, 9 de octubre
Antonio Castán

"Cuando los robots pretenden convertirse en autores"

“Los derechos de autor no constituyen una disciplina que se muestre timorata ante los retos que se derivan del progreso de la técnica. Al contrario […], la propiedad intelectual se ha visto sometida periódicamente a las violentas sacudidas de las innovaciones tecnológicas. Con mayor o menor acierto, a remolque casi siempre de las circunstancias, la legislación sobre esta materia ha sabido moldearse para ajustar sus engranajes al devenir de los tiempos.

9 de octubre de 2018

[…]

Pero es claro que nadie estaba preparado para el tsunami que representa la 4IR con la Inteligencia Artificial y la irrupción de la robótica.

El fenómeno es bien conocido: máquinas dotadas de inteligencia artificial que merced al uso de algoritmos y a su capacidad de autoaprendizaje pueden crear obras intelectuales sin la intervención del ser humano. Se habla de robots entrenados para escribir poesía, de novelas escritas íntegramente por un robot que llegan a quedar finalistas de premios literarios de prestigio, de cuadros pintados sin otro pincel que una programación informática, de composiciones musicales que nacen de la mente de un robot que ha podido procesar millones de melodías previas, de fotografías tomadas aleatoriamente por esos simpáticos drones y que adquieren por obra o no del azar un valor artístico indiscutible, de máquinas adiestradas para imitar obras de cualquier naturaleza, o de algoritmos que han desarrollado todas las combinaciones posibles de cuatrocientas palabras de manera que cualquier poema o texto que pudiera escribirse con ese vocabulario en el futuro infringiría inevitablemente sus derechos.

[…]

Puedes leer el artículo completo aquí.

Comentar