buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Revista de prensa

La Vanguardia, 10 de mayo
Miquel Molina

Rodríguez Uribes: “Seguramente me faltó empatía con el sector cultural”

«Cuando se abran los teatros y los cines, primero con el 30% del aforo y, después, con el 50%, con estas ayudas podremos completar parte de la pérdida que puedan tener. También trabajamos en el medio y el largo plazo. Por eso es importante el pacto de Estado, e incluso en algún momento también habrá que pensar en la ubicación de la cultura en la Constitución. Hay que reforzarla como un derecho fundamental. Ahora está reconocida, pero no al nivel de la educación o la sanidad».

11 de mayo de 2020

[…]

La queja surgió de un colectivo que lucha por ser tratado como un sector económico esencial y que espera que sus gobernantes lo reivindiquen como tal…

Tienen mucha razón. Es importante para la economía. La industria cultural aporta más del 3% del PIB y crea empleo. Pero no es sólo eso: la cultura es un pilar del Estado de derecho junto a la educación y la sanidad. Tiene que ser favorecida. Por eso he propuesto a comunidades y a ayuntamientos un pacto de Estado para la cultura, que se enmarque en la propuesta general del presidente de un gran pacto para la reconstrucción. La cita completa acababa afirmando que “la vida sin cine y sin cultura tiene poco sentido y es poco humana”. Ese final era clave.

[…]

¿Piensa que se tendría que hacer aprovechando una eventual reforma constitucional?

Esta seria una reforma de consenso. Todo el mundo estaría de acuerdo en que la cultura es un pilar del Estado democrático de derecho. Se le podría dar una vuelta aprovechando esta situación para reforzarla constitucionalmente.

[…]

¿Qué piensa cuando estos días ve a la cultura regalar contenidos a la misma gente que paga por su vino o por la bicicleta estática?

Pues me genera un sentimiento no sé si contradictorio o paradójico. Por un lado, desde el propio ministerio hemos favorecido la cultura gratuita en casa. Me parece que, en esta crisis total, la cultura ha tenido un gesto de solidaridad, igual que el deporte. Son mensajes que nos cohesionan como sociedad. Es un signo de altura de miras. Pero es verdad que, psicológicamente, hay una especie de trampa que nos hacemos los ciudadanos. Compramos comida o vino y parece que la cultura tiene que ser gratis. Nosotros estamos muy atentos a la piratería. Hemos tenido datos muy buenos en el primer trimestre, pero ahora ha subido otra vez porque la gente está en casa. Hay que hacer mucha pedagogía. La cultura tiene dimensiones éticas, pero también es una industria y su gente vive de eso.

Estos días circulan libros pirateados por WhatsApp y Telegram. ¿No tendrían que ser más duros con estas actividades ilegales?

Estamos trabajando, tenemos una normativa potente. Tenemos una dirección que se ocupa de eso. Trabajamos con los cuerpos policiales. Creo que tenemos que hacer mucha pedagogía. Y poner la cultura en valor. Cuando acabe todo esto habrá sectores que merecerán un especial reconocimiento. Por supuesto, los sanitarios. Pero también la cultura, por su altruismo y generosidad.

[…]

Puedes leer la entrevista completa aquí.

Comentar