buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

El Mundo, 19 de enero
Arcadi Espada

"Sopa con ondas"

19 de enero de 2012

«[…] La reacción de las compañías es lógica: ven peligrar parte de su negocio, porque, hablando en jíbaro, las dos leyes tienen como objetivo el estrangulamiento financiero de las webs que comercian ilegalmente con la propiedad intelectual. La legislación parece decidida, al fin, a actuar contra el dinero, una vez que la lucha contra las segregaciones morales de la piratería haya fracasado. En especial en las provincias subalternas: ayer mismo los dos jóvenes mangantes que llevaban una exitosa empresa de piratería audiovisual anunciaban bajo el respetuoso palio de los periódicos españoles (¡celebrantes de su genio empresarial!) la retirada a otras actividades aún indeterminadas, pero inexorablemente propias de su condición».

Letras libres, enero de 2012
Arcadi Espada

"Más/Menos/Al par"

16 de enero de 2012

«El acto creador incluye obligatoriamente la recompensa y en términos parecidos a los de Eliot: es el lector el que acaba un poema. Como es bien y tristemente sabido la recompensa del autor está en discusión en nuestro mundo. Pero no hay que engañarse. Lo que realmente se discute es la creación. Se dice que no hay creación posible sin recompensa, ciñéndose al punto de vista del autor y a su necesidad de sobrevivir. Pero esa es solamente la parte más llamativa del asunto. En realidad tampoco para el lector (por utilizar un genérico) hay creación sin recompensa. La creación gratuita destruye por igual al autor que a su lector. No hay experiencia de la creación ajena sin el pago de un precio, sin desprendimiento».

Letras Libres, enero de 2012
Ramón González Férriz

"El timeline y el mundo"

10 de enero de 2012

«[…] Sin embargo, eso es la democracia, por feo que resulte: los esfuerzos del legislador por beneficiar a la mayoría aunque haya perdedores. No estoy del todo seguro de que la Ley Sinde beneficie a la mayoría, pero me parece que algunos de los derrotados -por ejemplo, los que consumen sistemáticamente cine, series o música sin pagar a sus creadores y alimentando solamente a intermediarios parásitos- merecen perder. Pero eso no es un drama. Es solo democracia en acción. Excepto, claro, para quienes confunden el timeline de su Twitter con la democracia, los trending topics con la hegemonía y, bueno, sus intereses con los de todo el mundo».

Blogs Público.es, 6 de enero
Ruido de fondo (Antonio Orejudo)

"Un abrazo"

6 de enero de 2012

«Pues parece ser que no, queridos amigos de la cultura gratuita en internet, parece ser que hasta Público necesita dinero entre otras cosas para pagar a los 160 profesionales que ponen el periódico en la calle todos los días y que en un acto que los honra, pero que no puede durar mucho, han seguido trabajando pese a no haber recibido su salario durante el mes de diciembre. Mi abrazo —un abrazo anticuado, de escritor analógico, acostumbrado a cobrar un euro por cada ejemplar vendido— es para ellos».

Onda Cero, 26 de diciembre
Arcadi Espada

"Internet no puede ser distinto en cuanto a la salvaguarda de los derechos"

26 de diciembre de 2011

El director del Instituto Ibercrea, Arcadi Espada, ha valorado esta tarde en Onda Cero las declaraciones del ministro de Educación, Cultura y Deportes en la toma de posesión de José María Lassalle como secretario de Estado de Cultura.

Xavier Pericay

"Competencia desleal"

17 de diciembre de 2011

Así tituló Georges Brassens una de sus tiernas, jocosas, instructivas y, sin duda, maravillosas canciones. Se refería a la competencia entre, por una parte, las mujeres que ejercían la prostitución y, por otra, todas las demás, sin distinción ninguna. Jóvenes, maduras, burguesas, marujas, colegialas, marquesas; todas eran culpables, a su juicio, del estado de necesidad en que se hallaban las profesionales del sexo. Y lo eran por entregarse desaforadamente a los placeres de la carne, por acostarse con cualquiera, por dedicarse, en definitiva, «gratis et amore», a una actividad que contaba, desde el umbral de los tiempos, con sus reglas y sus ejecutantes.