buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Opinión

La Razón, 21 de enero
José Manuel Tourné

"Proteger la propiedad intelectual"

«El Ministerio de Justicia propuso un texto para los artículos 270 y 271 del Código Penal que parecía proporcionar un sistema equilibrado de intervención y tutela de los derechos de propiedad intelectual y los de libertad de expresión empleados en el entorno digital que recibió el visto bueno del Consejo de Estado; lamentablemente, la redacción finalmente aprobada por el Gobierno lo modificó y el Consejo no ha podido sino censurar la ambigüedad y el uso de «numerosos conceptos indeterminados, ciertamente imprecisos, lo que ha sido constantemente criticado, incluso por la Comisión Europea».

21 de enero de 2014

«Y es que los cambios introducidos debilitan hasta el extremo la protección de los derechos de propiedad intelectual y descomponen el equilibrio que la coordinación de las acciones penales, civiles y administrativas deben proporcionar entre la libertad de Internet y los derechos de quienes proporcionan los contenidos culturales y de entretenimiento que los usuarios demandan.

La reforma de los artículos 270 y 271 del Código Penal que protegen la propiedad intelectual frente a las infracciones más graves exigía definir con claridad si la actividad de las páginas de enlaces era o no merecedora del reproche penal. Es obvio que el Consejo de Estado lo ha reflejado con toda claridad censurando la redacción del anteproyecto y en ella, la del Código Penal y proponiendo soluciones concretas como las que ofrecen las legislaciones americana, inglesa o francesa.

El futuro de la Sociedad de la Información pasa, inexorablemente, por lograr equilibrar todos los derechos que están en juego. Las inversiones de las industrias culturales para acrecentar la oferta legal de contenidos se verán recompensadas creando riqueza y empleo, sólo si existe una verdadera protección de sus derechos.

Si así se hace, los ciudadanos podrán por fin acceder a contenidos con la calidad y la garantía que sólo los titulares y sus cesionarios pueden ofrecer frente a quienes sin generar nada nuevo proporcionan un producto copiado parasitando el esfuerzo de los creadores».

Puedes leer el artículo completo aquí.

Comentar