buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Noticias

"Se hacen más copias que nunca, solo cambia el dispositivo en que se almacenan"

El Tribunal Supremo de Austria sentencia que tablets y smartphones deben ser gravados con una tasa de copia privada

El Tribunal Supremo de Austria ha sentenciado, en el caso que enfrenta a Hewlett Packard y la entidad de gestión Austro Mechana, que la justa compensación a los titulares de derechos recogida en la legislación europea establece que los dispositivos de almacenamiento multifuncional como discos duros, tablets, smartphones y ordenadores sean gravados con una tasa o canon para compensar a los creadores por las copias privadas de sus obras.

24 de enero de 2014

supremoaustriaco

La sentencia afirma que la indemnización es justa en virtud de una única condición: que sea probada la existencia de un perjuicio mayor que un “daño mínimo” a los titulares de derechos. Por tanto, según la Corte Suprema austríaca, debe considerarse constitucional que los dispositivos de almacenamiento paguen una tasa destinada a compensar por las copias privadas de obras protegidas por derechos de autor. Las entidades de gestión lo consideran un hito histórico para el desarrollo de la propiedad intelectual en Austria.

Aunque acaba de hacerse pública, la sentencia fue emitida el pasado 17 de diciembre, unos meses después de publicarse la respuesta del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) a una de las cuestiones prejudiciales planteadas a este asunto. Ahora el Tribunal Supremo de Austria ha devuelto el caso al juzgado de primera instancia, pero únicamente para que se pronuncie respecto a las cifras presentadas por los titulares de derechos para probar el daño causado por la copia privada.

Los titulares de derechos de Austria y sus representantes han acogido con beneplácito la decisión como una señal significativa para que el nuevo Gobierno encuentre una solución rápida para la inclusión de nuevos dispositivos en el sistema de retribución de la copia privada, lo que garantizará la seguridad jurídica.

“La decisión de nuestra Corte Suprema es un hito importante en el actual debate sobre los derechos de autor”, señala Gernot Granninger, director general de Austro Mechana: “Con esta sentencia, la justa remuneración de los creadores, autores y artistas por la copia privada en cualquiera de sus múltiples formas queda garantizada en Austria”.

También Sandra Csillag, directora general de Literar-Mechana, la entidad de gestión de autores y editores literarios, considera la sentencia del Supremo austríaco “la confirmación de un sistema probado que funciona sin supervisión”.

El criterio: que se cause un perjuicio al titular de los derechos
La decisión establece que los medios de almacenamiento multifuncional están sujetos a la remuneración siempre que causen algo más que un “daño mínimo” a los titulares de derechos. No se trata de qué proporción o espacio de almacenamiento de un dispositivo se utilice para la copia privada, sino de que pueda utilizarse para almacenar contenido sujeto al derecho de autor. Según el Supremo, la copia privada en Austria no está disminuyendo, sino todo lo contrario: hay más copias que nunca, solo han cambiado los dispositivos y soportes de almacenamiento. Por ello el Supremo austríaco interpreta que una tarifa estándar en los soportes de almacenamiento es admisible y constitucional.

Franz Medwenitsch, director ejecutivo de la entidad de gestión LSG ve la decisión como de la Corte Suprema “justa para los artistas y positiva para el derecho de autor”. “Además, la ampliación de la tasa a otros dispositivos no solo crea equidad para los artistas austríacos, también proporciona seguridad jurídica a los consumidores”, añade Medwenitsch.

Ente los productos gravados hasta la fecha en Austria no se encontraban las tabletas o los teléfonos inteligentes, y la ley de medios no incluye explícitamente la obligación de que paguen una remuneración. Después de esta sentencia, las sociedades de gestión colectiva de Austria han decidido pedir una aclaración jurídica al respecto. La disminución de ingresos de los últimos años, que según los afectados amenaza el desarrollo de la cultura austríaca, es un problema que las entidades de gestión (Austro Mechana, Literar-Mechana, LSG, VAM y VDFS) esperan pueda solucionarse en breve, en el contexto de la reciente sentencia del Supremo.

La propuesta de las tecnológicas: que cada hogar pague 50 céntimos
La reacción de las empresas fabricantes de equipos y dispositivos no se ha hecho esperar. «Desde nuestra perspectiva, esta decisión significa reiniciar el proceso y prolongar la incertidumbre durante muchos años. Al volver el asunto a la primera instancia quizá no tengamos una sentencia definitiva hasta 2016», lamenta Gregory Gessner, de Hewlett Packard. «Por lo tanto, hemos desarrollado un modelo alternativo», añade Martina Friedl, de Samsung.

¿Y cuál es la propuesta de las multinacionales tecnológicas para eludir la tasa que según el Supremo debería aplicarse a los equipos y dispositivos que fabrican? Pues, sencillamente, trasladarla al consumidor. El «modelo alternativo» anunciado por la ejecutiva de Samsung contempla que cada hogar pague una tasa de 50 céntimos de euro en concepto de «aportación a la cultura», lo que debería convertir en legales todas las copias, tanto digitales como reprográficas. Según los fabricantes de equipos, este sistema tendría numerosas ventajas: sería independiente de los dispositivos utilizados y pagado por el consumidor, aunque los hogares con menos recursos podrían quedar excluidos.

Las multinacionales afirman que el modelo podría generar para el Estado austríaco unos 22 millones de euros. La cifra es, en cualquier caso, notoriamente inferior a la de 90 millones que se ha proyectado como resultado de la aplicación de la reciente sentencia del Tribunal Supremo.

Comentar