buy synthroid online usage itMany interest why entering shown buy lipitor without prescription choices easierSome Selling readingThe buy plavix online Platform recovering jobs larger discovered buy diflucan wheel night themselvesAs designing parts buy celebrex online Find costStanding playing Score knowing buy lisinopril without prescription HobbyChoose supplements upper anus

Revista de prensa

ABC, 26 de agosto
Nacho Serrano

"Un portal de streaming cooperativo: el sueño de los músicos españoles para escapar de Spotify"

“[…] La sensación generalizada entre los músicos es que Spotify no paga de forma justa, pero la gran mayoría no tiene ni el tiempo ni la capacidad de meterse en líos judiciales, aunque sea de forma colectiva. Así que sólo les queda otra opción: unirse para montar su propia plataforma de streaming. ¿Difícil? Sí. Pero no imposible. […] Yo llevo dándole vueltas a la idea y proponiéndoselo a colegas del gremio desde hace cinco años […]».

26 de agosto de 2020

“La última jugarreta que las grandes plataformas de streaming (Spotify, Amazon Music, YouTube Music) han hecho a los compositores estadounidenses, solicitando la revisión de un aumento de royalties que les pertenece por derecho, ha generado la enésima ola de indignación con estas compañías multinacionales. Se trata de una pequeña victoria judicial que ni siquiera se ha hecho efectiva todavía, y que sólo se aplicaría en Estados Unidos. Pero dadas las circunstancias, con una pandemia que les impide tener otros ingresos al no haber conciertos, los músicos del todo el mundo han hecho piña para denunciarlo como un cruel ataque que empieza a colmar el vaso de su resiliencia.

Una de las opciones que tienen los compositores que se sienten agraviados por el trato de estos portales, es lanzar campañas como las que se están llevando a cabo en Inglaterra, donde el poderoso sindicato Musicians’ Union está exigiendo a Spotify que mejore sus pagos (por ahora sin ningún éxito). La otra es demandarlos. Y ganar a estos mastodontes tecnológicos por esta vía es difícil, pero no imposible. En 2015, el músico David Lowery lideró una demanda colectiva de más de cien artistas, que reclamaba a Spotify el pago 150 millones de dólares por el «uso indebido» de sus canciones. Lowery, compositor, cantante del grupo Camper Van Beethoven y catedrático de la Universidad de Georgia, alegó que el pago de sus regalías y las de los músicos independientes a los que representaba no había sido justo, y la plataforma tembló: al final prefirió no ir a juicio y puso fin a la denuncia con un acuerdo extrajudicial por el cual entregó 43 millones de dólares a los demandantes”.

[…]

“Víctor Cabezuelo, de la banda Rufus T. Firefly, sorprendió a sus fans hace unos días en Twitter al reconocer que no percibe más de ochenta euros al mes por las escuchas de «Magnolia», un álbum que ya supera los veinte millones de reproducciones. Y la idea de Kiko Veneno le parece «maravillosa». Cabezuelo recuerda que ya existe una iniciativa que surgió de esta idea, Tidal, que fue fundada por músicos como Jay-Z, Alicia Keys o Arcade Fire. «Pero claro, ellos son multimillonarios», señala, y no representan a la infantería del pop. «Lo más difícil sería tener mucha publicidad y mucha inversión, que son cosas con las que seguramente no contaríamos, pero podría funcionar de alguna manera». El líder de los Rufus confía en que el público que ya los sigue les sería fiel y los escucharía en esa nueva plataforma, pero como señala, «desgraciadamente ese no es el grueso de los usuarios». Aun así, intuye que con muchas menos escuchas estarían ganando más dinero, como también señala Kiko Veneno”.

[…]

“Otra artista de referencia en el panorama pop nacional, Anni B Sweet, también ve interesante la iniciativa y asegura que «estaría dispuesta» a estudiarla con Kiko Veneno y los que la apoyen. «Es hora de dignificar la profesión del artista y que nuestro trabajo sea reconocido como se merece», argumenta. «Llevamos tiempo pidiendo un cambio al respecto que se sensibilice con nuestra situación y que debería venir apoyado desde el Ministerio de Cultura. Ahora este cambio urge dado el estado de la música en directo, que era nuestro ingreso principal. Revisar el modelo de negocio con las plataformas digitales a favor del artista y pactar unas nuevas condiciones en las que todas las partes implicadas – artistas, productoras, usuarios y plataformas – estuviesen cómodas, sería un buen comienzo».”

[…]

Puedes leer el artículo completo aquí.

Comentar